domingo, mayo 27, 2007

Franjas de simpleza, delirio y rock

THE WHITE STRIPES

(segunda parte)

DIVORCIO Y BUENOS DISCOS

Iniciando el milenio, los problemas matrimoniales de la pareja llegaron a su punto más álgido, al parecer el inquieto Sr. White solía olvidarse muy a menudo de la monogamia. El divorcio se hizo inminente, poniéndole punto final a la relación amorosa, más no así a la existencia del grupo. Ambos deciden dejar de lado sus problemas interpersonales en favor de sus prometedoras carreras como músicos. En medio de la crisis editan su segundo larga duración De Stijl, título tomado del movimiento artístico holandés del mismo nombre surgido en 1917, y que ha inspirado la concepción artística de la banda con sus teorías que proponen la reducción de la abstracción y la universalidad a las esencias de la forma (líneas verticales y horizontales) y el color (blanco, negro y los colores primarios). Esta placa muestra una evolución destacada, es mucho más rica en arreglos y estilos; aparte de las cuerdas y los parches se introducen sonidos de armónica, violín, piano o tambourine. Abundan las distorsiones rockeras y bluseras, también ejercicios de country, folk, y algunos estribillos pop. Destacan la acústica I’m Bound to Pack It Up, los riffs adictivos de Why Can't You Be Nicer to Me? y Hello Operator, el blues lento de Little Bird, el acelerado de Death Letter (original de Son House), y la cautivante Truth Doesn't Make a Noise. Con todo lo hecho aquí, la mesa estaba servida para su próximo banquete, esta vez a nivel internacional.

White Blood Cells (2001) marcaría el inicio de su consagración en el orbe, teniendo como caballito de batalla a la folclórica Hotel Yorba, pero la que prendería la mecha mayor sería su segundo single Fell in Love With A Girl (2002), cuyos escasos ciento diez segundos más un video alucinante -con personajes inspirados en las piezas de lego, realizado por Michael Gondry- los hicieron muy populares en el Reino Unido y los Estados Unidos, ganando incluso algunos premios importantes. Los sucesivos sencillos Dead Leaves and The Dirty Ground y We're Going To Be Friends continuaron destacando el buen impacto sonoro y comercial del álbum, que sobrepasó largamente el oro y estuvo a punto de alcanzar el platino al vender cerca de un millón de unidades. Siendo considerados por muchos como la gran sorpresa del 2002, aparecían en diversas publicaciones, eran invitados a muchos programas de televisión y giraban en ambos lados del continente. Además la importante V2 Records junto a Third Man Records (propiedad de Jack) acuerdan reeditar el disco juntos a sus dos primeros álbumes con algunos temas extras, en vinilo y CD, poniéndolos a disposición del mundo, listos para ser redescubiertos y apreciados.

...(continuará)

4 comentarios:

Carlos P. dijo...

que siga el minimalismo!!!!1

Thomas dijo...

I can read in Spanish,
a fuckin cool article!!!!

congratulations

Thomas

yamile dijo...

el White blood cell fue el album con el que conoci a los White stripes y desde entonces soy seguidora de este fabuloso par. Gracias por el articulo

Anónimo dijo...

I read about it some days ago in another blog and the main things that you mention here are very similar