lunes, agosto 06, 2007

APETITO POR EL BUEN ROCK
(versión 2)



El pasado 21 de Julio se cumplieron los veinte años de la aparición de uno de los discos más trascendentales e incendarios del rock. He aquí una breve revisión.
GUNS N’ ROSES
Appetite For Destruction
Geffen (1987)

A mediados de los ochentas el rock se encontraba en estado comatoso, aburrido y sin ningún atisbo de seducción. Afortunadamente todo eso se fue al diablo cuando en 1987 una banda californiana integrada por cinco sediciosos -típicas muestras del white trash norteamericano-, con una actitud nihilista elevada a la enésima potencia y un rock pesado de raíces bluseras, inocularon al mundo entero su ópera prima, un disco de esos que los padres jamás quisieran que sus hijos lo escuchen, lleno de canciones frescas y lenguaje fuerte, cien por ciento rock n’ roll. Un disco que sirvió de bisagra a dos generaciones: la de finales de los ochentas con los nonatos de los noventas. Llamado provocativamente Appetite For Destruction. Estos tipos eran los Guns N’ Roses, muchachos indomables al extremo, más que rosas eran puras pistolas, y de grueso calibre.

Cuesta creer a simple vist
a que un álbum tan exitoso haya tardado cerca de un año en llegar a ser el número uno. Esto se debió a la censura inicial de la época. Cuando salieron las primeras treinta mil copias las tiendas se negaron a venderlas porque la portada -obra de Robert Williams- mostraba la consumación de un estupro a una joven ciega vendedora de juguetes por parte de un robot, el cual iba a ser devorado por un monstruo hambriento de múltiples patas; dichos discos fueron devueltos y puestos de nuevo a la venta con la famosa imagen de la cruz, que incluía las caras de los integrantes en forma de calavera. Si la portada inicial ya generaba polémica y malestar, la mayoría de las canciones tampoco se quedaban atrás. Llenas de violencia, sexo, misoginia, apología a las drogas y demás excesos, causaron que los medios más populares de aquel tiempo se negaran a promocionarlas por su contenido explícito. La casa discográfica tuvo que lanzar la canción más inofensiva, Sweet Child O’ Mine, para que recién la MTV pasara un video de ellos, y a partir de allí se desató la invasión gunner.

En Welcome To The Jungle, un riff con eco, solitario y poderoso, nos da la bienvenida, se escucha un “Oh my God!” a manera de sorpresa y pánico por lo que se viene, luego un Axl en su estado más primitivo comienza a desgarrarse, emitiendo un grito salvaje y prolongado sobre unas guitarras que hierven al compás de una base rítmica llena de cadencias. Un inicio a la rebeldía y a la locura desatada, a las letras y actitudes decadentes. Las machistas y misóginas It’s So Easy y You’re Crazy muestran la buena asimilación de sus influencias musicales. En cuanto a licores, drogas y delincuencia, tenemos a Nightrain (dedicado al vino barato del mismo nombre que solían beber como si fuera agua), Mr. Brownstone (un cándido tributo a la heroína), y Out Ta Get Me (sobre policías que no te dejan en paz). Todas plagadas de cuerdas calcinadoras.

Paradise City, con su conocidísimo arpegio, da inicio a unos entonados coros que piden un regreso al medio oeste rural “donde las chicas son lindas y el pasto es verde“, minutos después las revoluciones se multiplican creando un bacanal musical. Sweet Child O’ Mine fue número uno a nivel mundial, tiene uno de los riffs de guitarra más conocidos, aclamados e imitados de la histori
a, Slash crea sobre notas repetitivas, una especie de elipse musical combinando simpleza y destreza, dando como resultado una tonada adictiva y agradable. Por el lado sexual está Rocket Queen, sus voces y gemidos de un coito real fueron seleccionados de un puñado de “audiciones”.

A partir de este álbum, la carrera de los Guns N’ Roses fue cuesta arriba llegando a ser los más populares y exitosos a nivel mundial por más de un lustro. El Appetite significó un regreso y resurgimiento del rock en su estado más puro y rebelde, con una banda que hizo de él, un estilo de vida tan comprometido, que los llevó a ser una de las representaciones mismas de su quintaesencia.
HENRY FLORES
* el artículo original está aquí.

3 comentarios:

Chasky dijo...

A esta altura un verdadero clásico del rock, por otra parte el único álbum de los guns que no contiene Covers (para mi opinión el gran defecto de esta Superbanda, DEMACIADO COVER) y el mejor por mucho de esta banda.

Excelente el Blog y como escribís se nota que sos un profesional. Tengo un blog de características muy similares por esto sería bueno que intercambiemos Links.

Saludos

Carlos

Carlos P. dijo...

el mejor disco de todos los tiempos!!!!


saludoss

Chasky dijo...

Cumplí con lo prometido ya puse tu link.

Si bien no conozco tu país, le tengo mucho afecto ya que fue el único del mundo que apoyo a Argentina en la Guerra de las Malvinas. Espero algún día poder visitarlo.

Estamos en contacto.

Saludos

Carlos

PD: para mi no existe un mejor disco de la historia es muy difícil comparar estilos y épocas. Solo existe un escalafón (Excelente, Muy bueno, bueno, Regular, malo, muy malo e inaudible) y este esta sin lugar a dudas entre los excelentes.