miércoles, marzo 21, 2007


BIENVENIDOS A LA JUNGLA DEL ROCK N’ ROLL


GUNS N’ ROSES: LIVE IN TOKYO (1992)

Durante su reinado absoluto que comprendió todo un lustro (1988-1993), los Guns N’ Roses vivían vertiginosamente una serie de hechos que los llevaron a ser considerados como la banda de rock más grande del planeta. En 1988 su debut con “Appetite For Destruction” (1987) llegó al puesto uno de la lista de los más vendidos, en el dos estaba nada menos que su segunda producción titulada “Lies”. Al año siguiente entre borracheras, escándalos, drogas y excesos continuaban cosechando más premios, discos de platino, dinero y groupies.

En 1990 vuelven a los estudios de grabación para zambullirse en un megaproyecto discográfico que desembocaría en los álbumes dobles “Use Your Illusion I” y “Use Your Illusion II”, ambos lanzados el 17 de septiembre de 1991, llegando a ocupar el segundo y primer puesto respectivamente durante muchas semanas. Semejantes paquidermos discográficos merecían una gira épica, así que se embarcaron en un tour mundial de veintiocho meses que incluyó como escala obligada a Japón. En el famoso Tokyo Dome se dieron tres excitantes y apoteósicas performances en febrero de 1992, que han quedado estampadas en dos videos bautizados con la etiqueta de “Use Your Illusion”.

En el primero, las imágenes de los preparativos y la emoción que se vive en el backstage nos muestran a una banda muy segura y sin temor a cualquier público. Miles de “ojos jalados” comienzan a corear al unísono el nombre del grupo, una voz en off se da el lujo de mentarles la madre mientras anuncia el comienzo del espectáculo. Un silbido de tren, acordes furiosos y un Axl Rose sosteniendo en alto el micrófono dan la bienvenida con Nightrain. Notamos con desconcierto la ausencia del virtuoso Izzy Stradlin -quién dimitió por problemas con Rose-, reemplazado por Gilby Clarke, cumplidor guitarrista que tuvo que aprenderse las canciones maratónicamente mientras giraba. Los sonidos tribales de Matt Sorum nos llevan a la heroinómana Mr. Bronwstone, luego Axl presenta un cover de Paul McCartney, el éxito Live And Let Die. Más adelante Attitude de los Misfits, cortesía del bajista Duff McKagan, nos prepara para la inquietante Pretty Tied Up y la salvaje Welcome To The Jungle. Disminuimos revoluciones mas no decibeles con las baladas power como Don’t Cry, la tierna Patience y la premiada November Rain, previa a estas dos últimas, es imposible no caer rendidos “rollingstonianamente” ante la soberbia versión semi-instrumental de Wild Horses.

En el segundo video continúan las sorpresas y uno que otro desacierto. La enfermiza You Could Be Mine da paso a un solo demasiado largo de batería, que a su vez concatena con un solo de guitarra a cargo de una de las personalidades más emblemáticas del rock n’ roll, Slash, quien haciendo uso del Talk Box muestra su gran figura como guitarrista de rock clásico y la versión que hace de Theme From The Godfather es de colección. Una supervitaminizada Sweet Child O' Mine muestra porque en esos tiempos Axl era la garganta más virtuosa del rock. Los arreglos excesivos de Move To The City y Knockin’ On Heaven’s Door son los puntos flojos, que se contraponen con la interminable y bella Estrange y el clásico Paradise City -divertidísimo ver a Slash alocando a su seguridad mientras corretea debajo del escenario a escasos metros del público- que cierran con broche de oro este testimonio audiovisual de uno de los mejores combos rockeros que ha dado el país del tío Sam.

Henry Flores

Sweet child o' mine:

4 comentarios:

CAMILO dijo...

chè, de acuerdo a tu cataologo he visto que tenès cds de blues, decìme el precio en dòlares o en pesos argentinos.
gracias

(cam_1895@hotmail.com)

Carlos Prado dijo...

los guns siempre seràn la banda màs grande del planeta!!!

saldu2 Henry!

sigamos enamoradas dijo...

Querido, me siento perdida en estos rumbos.
¿Qué más podría decir?

Anónimo dijo...

yoo.. thank you for this thoughts :))