lunes, noviembre 07, 2005

PAUL McCARTNEY
CHAOS AND CREATION IN THE BACKYARD
CAPITOL RECORDS (2005)

Con más de 40 años de vida artística, y con todos los logros y éxitos obtenidos, a estas alturas, haga lo que haga Sir Macca, lo puede hacer sabiendo que no tiene nada que perder ni nada que lisonjear, pero como ya es costumbre en él, siempre se las ingenia para sorprendernos dentro de su convencionalismo, mostrarse vigente y con muchas ideas creativas.

Chaos And Creation es el primero en estudio desde el Driving Rain (2001), en el cual toca la mayoría de los instrumentos de cuerda, vientos, teclados y percusión; de los trece temas, cuatro de ellos son ejecutados totalmente por él, tan igual como lo hiciera en McCartney I - su debut como solista- y en el McCartney II. Además, hay un elemento fundamental: la presencia de Nigel Godrich como productor –quien ha trabajado con Radiohead, Travis y Beck-, cuya producción no sobrecargada, ha logrado sonidos lozanos y agradables sin llegar a ser melifluos.

En Fine Line, tanto el piano como la batería crean un ambiente rock-pop festivo para una voz que suena joven a pesar de sus 63 años, de una de las estrofas sale una parte del título del disco: “There is a long way between chaos and creation If you don’t say wich one of these you’re gonna choose…”(hay un largo camino entre el caos y la creación si no dices cual de estos vas a escoger…). En How Kind Of You, el tópico, es la desesperanza total que logra superarse cuando uno encuentra a alguien con quien contar de verdad, unos loops de piano y guitarra completan el ambiente melancólico. La acústica Jenny Wren, es considerada “la hija” de Black Bird con algunas pinceladas de Mother Nature’s Son, estás dos últimas del White Album de los Beatles, los acordes son enriquecidos enormemente por el sonido clave de un duduk (una especie de clarinete), que le da otro matiz al estilo McCartniano del tema.

At The Mercy, Too Much Rain, Follow Me y This Never Happened Before son los surcos más convencionales, pero acaudalados con arreglos de cuerdas que les dan toques novedosos, destacando la última en mención, por el sentimiento con que es cantado, el piano preciso y una letra simple pero muy del corazón, que hacen de ella una de sus mejores baladas de los últimos 15 años, “I’m very sure, this never happened to me before, I met you and now I’m sure this never happened before. Now I see this is the way it’s supposed to be, I met you and now I see this is the way it should be” (Estoy muy seguro, esto nunca antes me había pasado, te encontré y ahora estoy seguro que esto nunca antes sucedió. Ahora veo que esta es la manera en que tenía que darse, te encontré y ahora veo que esta es la manera en que sería).

Friends To Go, fue compuesta según su autor, con una ayudadita de la “energía” de George Harrison, las principales notas son tocadas con una acústica, pero también se puede apreciar un rasgueo cortado de guitarra eléctrica -que le da más sustaine- y por momentos una segunda voz muy oportuna. Lo más rockero, lo encontramos en Promise To Your Girl, cuyo solo guitarresco reemplaza muy bien al cantante, de esta lírica sale la otra parte del título del disco: “Looking through the backyard of my life, time to sweep the fallen leaves away”(Mirando a través del patio trasero de mi vida, tiempo para barrer las hojas que caen).

Pasemos a las canciones más destacadas, en English Tea, el inicio con violín seguido de un séquito de cuerdas con una flauta al medio, acompañan de manera premeditada el homenaje con tonos sarcásticos que Macca hace de algunas tradiciones inglesas. A Certain Softness sobresale por sus arreglos, amén de una mezcla de bossa nova y bolero. Riding To Vanity Fair, que trata del fin de una amistad, es el más sombrío, con unos sonidos de vasos de cristal que nos van transportando con la mente a diversos lugares que se van creando con el ambiente de la canción. En el último track, Anyway, él termina hablando de su “nuevo concepto” del amor: “If our love is strong enough, it may never end” (Si nuestro amor es bastante fuerte , es posible que nunca termine), luego de algunos segundos de silencio, asoma un hidden track instrumental de 3 minutos que muestra su lado menos convencional, con una perfecta suite, compuesta de melodías disímiles entre si, empalmadas magistralmente por la dupla McCartney-Godrich .

Para los coleccionistas, la edición especial viene con un DVD que contiene un documental sobre cómo se hizo el álbum -donde se menciona que Godrich fue recomendado por George Martín y que en ocasiones tuvo que ser el crítico más implacable de Sir Paul, cuando éste último no lograba, por momentos, darle a sus canciones la trascendencia de su figura-, un video de la performance en estudio del single hit Fine Line y unas imágenes con movimiento de cámara que muestran los trazos y dibujos que se han incluido en el pequeño libro del disco.

Aquí tenemos un álbum que apuesta a ganador y que sale vencedor, gracias a la simbiosis Macca-Godrich, se nota la mano del joven productor, que ha revitalizado las canciones, haciéndolas frescas y atractivas, con muestras de mucha juventud amalgamadas con el genio creativo y virtuoso del ex beatle, quien ha demostrado tener cuerda para rato, aún cuando lo escuchemos cantar “When I’m Sixty Four”.
Henry Flores
*Publicado previa edición en la revista DEMO (Noviembre 2005)

3 comentarios:

ana belen dijo...

holaaa!!...me encanta paul, me encantan the Beatles!!! y me encanto tu critica del disco; ademas, me entere de algunas cositas ineresantes...segui escribiendo asi!! bye y suerte!!!!

Anónimo dijo...

muchas gracias!!!, también he escrito sobre la canción "When I'm 64". Lo puedes leer en la página principal de este blog.

Anónimo dijo...

oscuro disco ... las melodías juveniles son un tanto irónicas, si se sabe leer bien entre líneas ... de lo mejor de macca